De la penca del agave conocido como henequén se extrae la fibra resistente que sirve para distintos usos, antiguamente se desfibraban las hojas de esta planta autóctona con procedimientos primitivos, usando un instrumento que consiste en la combinación de dos maderos resistentes con el que raspaban la hoja logrando extraer una fibra de color crema de consistencia dura y resistente. Con este filamento tejían una gran variedad de objetos de uso personal. El proceso de la  desfibración de la penca del henequén en la actualidad es rápido y eficiente con el uso de máquinas que facilitan la confección de costales, telas de henequén y variados objetos artísticos de paciente labor.